IEB

Pese a la intervención oficial, el CCL avanza y ya subió $9 en el año

Si bien aún se encuentra unos $30 por debajo del máximo que llegó a tocar en octubre pasado, el Contado con Liquidación (CCL) avanza todos los días un poco y ya subió $9 en lo que va del año. Ayer el dólar “liqui” incrementó su valor 47 centavos y se ubicó en $149,27.

En el mercado creen que el alza de los dólares bursátiles podría ser mayor, de no ser por la participación de organismos públicos (ANSeS y/o Banco Central) en la plaza de bonos. “Se siguen viendo intervenciones oficiales, estabilizando la suba de estas cotizaciones y evitando saltos abruptos que hagan ruido en el mercado”, consignó al respecto un informe reciente de Portfolio Personal Inversiones (PPI).

En los valores actuales, la brecha entre el “contado con liqui” y el dólar mayorista es del 71,77%. La divisa que administra el Central avanzó ayer 33 centavos, para cerrar en $86,90. En lo que va del año la cotización oficial ya subió 3,3%, y todo indica que va a cerrar enero con un alza del 4%, en línea con la inflación de diciembre. Tampoco detiene su marcha el dólar MEP, que ayer avanzó $0,50 y concluyó el día en $146,38. El que se ubica por encima es el dólar turista, que cerró en $152,38. El blue se mantuvo planchada en $156 y desde que arrancó 2021 su valor cayó $10.

Tras la calma cambiaria, el Banco Central pareciera apostar a que los dólares bursátiles se muevan en un ritmo “crawling peg”, según consideró el informe de PPI. Uno de los factores externos que está ayudando a que esta estrategia venga teniendo un relativo éxito es la debilidad del dólar a nivel internacional, aunque algunos analistas indican que no está totalmente garantizado que esta situación siga en el mediano plazo.

“Declaraciones recientes, tanto de funcionarios europeos como norteamericanos, sugieren que la debilidad del dólar no debe tomarse por garantizada, dado que se apunta a mayores estímulos en Europa y menores en Estados Unidos. Janet Yellen, la nueva secretaria del Tesoro de EE.UU., señaló que no buscará un dólar deliberadamente débil y que su objetivo es que el tipo de cambio sea determinado por el mercado”, advirtió un documento de la consultora Analytica.

Por otro lado, ayer las reservas del BCRA tuvieron un respiro, tras una semana de fuertes caídas. La autoridad monetaria compró más de u$s10 millones, según estimaciones preliminares privadas. En lo que va del mes, la entidad lleva un saldo positivo por sus intervenciones en el mercado que se ubica entre los u$s340 y los u$s380 millones. Pese a que viene de una semana vendedora, en el Central confían en que enero terminará con viento a favor, aunque saben que en el segundo mes del año la historia será diferente. “Febrero es el mes de menores liquidaciones del agro (el limbo entre el trigo y la soja). A eso se le suma un vencimiento de intereses con el FMI por u$s305 millones (el gobierno demandando dólares) y la caída en la demanda de dinero”, anticipa Federico Broggi, analista de Invertir en Bolsa, respecto de los factores que presionarán a las tenencias del Central en las próximas semanas. La ayuda que viene teniendo el organismo que preside Miguel Pesce para que el panorama no sea más desolador es la mejora en los términos de intercambio de los commodities que exporta el país. “La cotización de la soja en Chicago subió 55% y la del maíz 54% desde agosto. Se trata de un cambio favorable de cara a un acuerdo con el FMI que, posiblemente, tenga como objetivo central la acumulación de reservas. Un escenario de mayor ingreso de dólares comerciales puede redundar en menores condicionamientos futuros sobre la política económica”, recordaron desde Analytica. Con este combo de cuestiones que juegan a favor y en contra, el Banco Central contabiliza entre sus reservas u$s39.691 millones, es decir, apenas u$s4 millones más que la rueda anterior y u$s281 millones más que lo que se veía el 31 de diciembre. El incremento en enero podría haber sido mayor, teniendo en cuenta las compras, pero hay dos factores que juegan en contra. Por un lado, el oro, que forma parte de las arcas del BCRA, lleva una caída de 2,4% en 2021, tras haber sido beneficiado con un fuerte rally el año pasado. Y también los depósitos en dólares de privados llevan una caída de u$s253 millones en el año.